Skip navigation

Monthly Archives: enero 2007

   Yo no me aburro. No necesito hacer cosas extraordinarias  en mi tiempo de ocio para sentir que no lo estoy perdiendo . Siempre hay un libro pendiente en el que poder sumergirme o el reto de acabar otro que se ha antojado interesante pero difícil para mi distorsionada capacidad de concentración , cultivada a fuerza de años y distracciones varias.

  Yo no me aburro. Me basta con escuchar música, sin manías, sin prejuicios, la que me apetezca según el momento y  estado de ánimo . Rara vez acompañando la lectura del libro, pues preciso disfrutar de ambas cosas de forma íntegra. Si la música no me distrae de la lectura, es que no me interesa la música . A solas,  únicamente soy capaz de compatibilizar la música con el baile, si es idónea para ello  y mis biorritmos , preferentemente matutinos, me lo permiten. Y, por supuesto, con la imaginación.

   Yo no me aburro. Resulta emocionante pararse a pensar a qué hemos evolucionado la última semana; si,  sin apercibirnos, hemos vuelto a apartarnos del camino , si nos hemos estacionado o hemos involucionado. O sencillamente si el camino nos importa un comino. Ver si hemos podido llegar a percibir el sentido, la enormidad de tantos  acontecimientos,  más que dramáticos,  brutales o si, como siempre, siguen escapando a nuestra capacidad de comprensión, de análisis y sobre todo de asimilación. Decidir si preferimos las cosas tal y como deberían ser o decantarnos hacia la locura de ser poco a poco, cada vez más,  uno mismo,  con todo lo que ello conlleva. A poder ser, intentar hacernos  emocional y mentalmente fuertes

   Yo no me aburro. Tengo suficiente con no hacer nada . Utilizar el sentido de la vista y el oído  y hasta la respiración de forma minimalista . No tengo un pozo seco y obscuro en el que refugiarme como el protagonista de ” Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”, de Haruki Murakami. Tampoco lo necesito . La soledad  y el silencio me bastan . El tiempo pasa tan rápido que la quietud se manifiesta como la única forma de engañarlo, de escuchar , de tocar,  de ver pasar sus inestimables segundos, sorprenderlos en su esencia y desnudez.  Y estar sola,  la única de vencer el sentimiento de soledad que tan frecuentemente me asalta en compañía .

    Yo no me aburro , quizá porque tengo muy poco tiempo para aburrirme. Y sin embargo yo, que no me aburro, soy capaz de adaptarme, de amoldarme a aquellos que sí se aburren y sacrificar  mi tiempo de no aburrimiento para hacer las cosas no rutinarias o aburridas que precisan para sentir que no se aburren . Por ello, resulta más que paradójico, indignante hasta llegar a ese sentimiento de  tristeza que invariablemente sucede al de indignación, que mientras yo, que no me aburro, y aún así me avengo sin  drama a hacer las cosas que deciden los que se aburren, que  ellos, los que sí se aburren, no sean capaces de ponerse de acuerdo  o de dejar de poner trabas y problemas a la hora de hacer esas cosas tan importantes para no aburrirse . 

   Así que finalmente todo ha acabado como el rosario y la aurora : los que se aburren, aburridos, y yo, que no me aburro, frustrada, triste y con las energías consumidas, sin tiempo para no aburrirme.

   Menos mal que siempre nos quedará la noche.

   No era ésta la forma en que esperaba comenzar mi blog – los dos intentos anteriores apenas cuentan – pero supongo que lo mejor  es la naturalidad, esto es, escribir lo que te venga en gana .

Lo miro y lo remiro. Aún no sé muy bien qué hacer con él . Tengo mil ideas en la cabeza que pugnan por salir . Pero aún debo organizarme, aprender sus mecanismos, conocerlo, para llevarme bien con él .

La cuestión es que me gusta. Incluso con su estandarizado color azul celeste, me gusta. Y eso es lo que importa

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Eso es mucho. Más de lo que hubiera podido decir hace tan solo una hora. Desnudarme probablemente me costaría menos . Una página sobre mi, por mí y, ante todo, para algo . Quizá para algunos,solo algunos, pues sospecho que este blog, con el nombre que le da título, pasará bastante desapercibido. Mejor así. Por lo menos al principio.

Y ahora sí : ¡ Hola mundo !! Hello world !