Skip navigation

Monthly Archives: febrero 2007

Hoy es uno de aquellos días peligrosos … Estoy de un humor pésimo, aderezado con una buena dosis de nostalmargura . Enviaría a todo el mundo a la M ( 1 ) , y para no hacerlo , me aislo, me quedo callada y pongo cara de perro, lo reconozco .

No sé muy bien la causa . He comenzado perdiendo el móvil, con tropecientos cincuenta contactos y unos cuantos sms que quería conservar .

Alguien del trabajo me ha expuesto una situación, y antes de poder reaccionar , ha manifestado una amenaza velada , muy suave, pero amenaza al fin y al cabo, que estaba totalmente fuera de lugar. Pero totalmente fuera de lugar …

Y otra persona se ha encogido de hombros cuando le he expuesto un problema, coyuntural, pero problema al fin y al cabo . Sé que no es su actitud habitual y que ese gesto no significa irresponsabilidad, simplemente que estaba en otra cosa en ese momento . Pero me ha tocado las narices.

Tengo la sensación de que las cosas no avanzan , que nada cambia y me desespero …

Hace unos minutos me han dicho que habían encontrado el móvil , justo donde yo dije que debería estar . Lo que ocurre es que , a pesar de ser un buen modelo, es como un zapatófono y lo han confundido con una mini-mini consola de esas que están tan de moda, hasta que se ha iluminado la pantalla y ha adquirido a los ojos que lo observaban – oh , milagro – su forma de tf. móvil .

El hallazgo del móvil ha supuesto unos segundos de alivio y he llegado a pensar que ese era el verdadero motivo de mi mal humor . Pero no es así . Supongo que ha amanecido así para mí .

Hoy es un día peligroso porque es posible que antes de que llegue la noche me lie a cantar las cuarenta a diestro y siniestro . Y en esas ocasiones sé que puedo llegar a ser muy dura y bastante injusta.

Y si no llego a cantar las cuarenta porque la dosis de nostalmargura supera a de mala H (2) , sigue siendo un día peligroso porque me puede dar alguno de esos impulsos que me vienen de vez en cuando y hacer alguna cosa rara , como desparecer . Como sé que no puedo desaparecer realmente , pues hay una responsabiidad que puede más que mi estado de ánimo , lo hago de forma simbólica : puedo llegar a borrar todos los contactos de mi tf. recuperado, borrar todos los emails guardados , y enviar otros sin sentido a quien menos culpa tiene, borrar todos los sms , borrar las gilipolleces que he escrito, que suelen ser la mayoría. Anulo viajes y citas , devuelvo regalos, planto trabajos porque no tengo paciencia y no trago …

Luego me arrepiento , bueno, no siempre . Pero la sensación de alivio que me queda no me la quita nadie . Estoy escribiendo esto en un intento por evitar esos impulsos raros, pero no lo estoy consiguiendo, así que aún no sé como va acabar el día .

Tengo unas ganas tremendas de largarme, de dejarlo todo.

______________________________

(1) He copiado la idea de un bloggero muy borde, según su propia definición
(2) Por analogía

Anuncios

india_lg1.jpg

allí iré esté verano . Seguramente al norte . Aún está por definir , a excepción de la visita a la Fundación Vicente Ferrer. Yo quería posponer el viaje hasta que mi hija fuera algo más mayor, no sé si está suficientemente preparada . Pero no ha habido forma, no ha querido oir hablar de otro destino . Por otro lado, me siento orgullosa

Renacimiento de Venus
Pedro Salinas

Donde estuvo la nube ya no hay nube;
los ojos, que la piensan.

Absoluto celeste, azul unanime
sin ave, sin su anecdota.

Al celico sosiego otro marino
sosiego le contesta.

Las ultimas congojas de la ola
playa se las consuela.

Tanto sollozo en leve espuma acaba,
y la espuma en la arena.

Le basta un color solo a tanto espacio,
sin vela que disienta.

El mar va por el mar buscado
azules y a un azul los eleva.

Esta el dia en el fiel. La luz,
la sombra ni mas ni menos pesan.

Dentro del hombre ni esperanza
empuja ni memoria sujeta.

El presente, que tanto se ha negado,
hoy, aqui, ya, se entrega.

Presente, si, hay presente! Ojos
absortos felices le contemplan.

El tiempo abjura de su error,
las horas, y pasa sin saberlas.

Aves, ondinas, callan, y de
voces vacio el aire dejan.

La dilatada anchura del silencio
de silencio se llena.

Es el vivir tan tenue, que no ata;
la cautiva se suelta.

Por las campinas, ya, del puro
ser viene, va, se recrea.

Esta el mundo tan limpio, que es espejo:
la escapada lo estrena.

Radiante mediodia. En el,
el alma se reconoce: esencia.

Segunda, y la mejor,
surge del mar
la Venus verdadera.

Pedro Salinas

lasal.jpg

A temporadas, cuando estoy especialmente nerviosa o preocupada por algo, incluso de forma inconsciente, me despierto a mitad de la noche , casi siempre sobre la misma hora, entre las tres y las cuatro , después de haber matado el cansancio más perentorio , con la sensación de que mis ojos ya no van a querer cerrarse y la angustia añadida de pensar que durante esa jornada voy a estar hecha un piltrafa .

Al principio me pasaba el tiempo dando vueltas en la cama, intentando mentalizarme de volver a dormir como fuera , contando ovejitas a la desesperada; al final las asesinaba. Evitaba pensar en cualquier cosa pero conseguía el efecto contrario, es decir , la mente tal que una cafetera llena de pensamientos en ebullición . De puro cansancio me acababa durmiéndo media hora antes de que sonase el despertador .

Poco a poco fui adoptando técnicas que me permitieran volver cuanto antes al ansiado estado onírico : primero reparé en que, cuanto más inmóvil me quedaba, más actividad mental desarrollaba y, por tanto , menos lugar dejaba para el sueño . Así que procuraba levantarme y hacer algo dentro de los márgenes de la prudencia, por la hora. Casi siempre acababa leyendo . Probé a hacerme tila y vi que la cosa funcionaba, solo que transcurrido un buen rato . Así que, finalmente di con la técnica. En cuanto me despertada con esa sensación de juerga mental me levantaba de inmediato, me hacía una tila doble en el microondas y mientras se enfriaba y hacía su efecto, me ponía a leer . Con un poco de suerte podía estar durmiendo de nuevo en cuarenta y cinco minutos, como máximo en una hora , lo que me daba un margen adicional de sueño nada despreciable de entre dos o tres horas, incluso más.

Desde mediados del mes de noviembre y hasta bien entrado el mes de enero del nuevo año tuve una de esas temporadas de desvelos nocturnos . Supongo que, entre otras cosas , me preocupaba la salud y el estado de ánimo de mi padre .

Una de esas noches , sobre las tres, me sorprendió escuchar desde la cocina de mi casa el canto de un pájaro . Sabía que los pájaros madrugan, pero no imaginaba que tanto . Al día siguiente volví a escucharlo y al otro , siempre sobre la misma hora , entre las tres y las cuatro. Por esa época, además, estaba leyendo un libro cuyo protagonista oía de forma cotidiana el canto de un pájaro del que no conseguía averiguar el origen , así que no podía dejar de encontrarle una cierta gracia a la coincidencia de que, mientras mi personaje de ficción escuchaba el canto de un pájaro, yo, en la vida real, con su libro en las manos, escuchaba el canto de otro.

Sin embargo el canto de ambos pájaros no tenía nada que ver . Mientras uno cantaba de día, el otro lo hacía de noche . El de ficción, según la descripción del autor hacía una especie de ruidillo sordo, un creck-creck repetitivo parecido al sonido de las ruedas de un reloj de pared, cuando se le da cuerda.

Mi pájaro de las tres a las cuatro emitía un canto más parecido a una conversación ininteligible que a un canto de pájaro propiamente dicho, exento de los tonos altos y agudos que generalmente le son propios; la conversación de una voz sumamente dulce , serena, una voz sin género ni edad, con un abanico inacabable de matices expresivos , de colores . El canto de ese pájaro era un dedo que dibujaba cosas en mi pecho.

Acabé el libro, pero seguía despertándome y escuchar el canto del pájaro acabó siendo para mí como un aliciente en esos ratos de desvelo . Sumergida en el silencio de la noche, tenía la sensación de que en el mundo no existíamos más que el pájaro y yo . No sabía de qué clase se trataba, no lo identificaba con ninguno conocido. Por lo demás, saber si era mirlo, tordo o qué se yo, no me interesaba. Me apetecía más pensar que era único . Me hacía compañía .

Llegó un punto en que mi naturaleza se equilibró, al parecer de forma paralela a mi estado de ánimo y no volví a despertarme hasta que sonaba la odiosa alarma del móvil . Y me sorprendí más de una vez durante el día echando de menos el canto del pajarillo, pues a otra hora que no fuera aquella parece que no existía .

La otra noche me desvelé de nuevo con la conocida sensación, pero en lugar de desasosiego sentí ilusión por escuchar de nuevo el canto, por iniciar esa íntima rutina que de alguna manera, no sé cual , conseguía teñir una fracción de mi tiempo con un poco de magia .

Salté inmediatamente de la cama, me dirigí a la cocina – desde donde mejor se escucha el pájaro – y , decepción, en el reloj del microondas indicaba las cuatro y cuarenta y cuatro. Ni siquiera me hice la tila, me fui a la cama, pero intenté permanecer alerta por si, a pesar de la hora mi amigo con alas estaba despierto y con ganas de cantar. Transcurrido un buen rato desistí de esperar nada y noté como me vencía el cansancio . Cuando menos lo esperaba, sucedió , durante apenas tres o cuatro segundos, un momento, cinco matices, un trazo en mi pecho … Me dormí inmediatamente .

Al día siguiente reflexionaba yo sobre lo ocurrido y le daba el siguiente significado : que el pájaro seguía ahí , como lo indicaba la escueta señal que me había dado, pero para escucharlo debía despertarme a la hora de siempre, a la hora de su canto , de las tres a las cuatro .

Sin embargo, aún no he perdido la razón de tal manera como para poner el despertador a las tres de la madrugada para escuchar el canto de un pájaro. Apenas lo suficiente para perder el tiempo escribiendo esto . Pero quién sabe, a lo mejor, algún día …

images.jpg

Hoy actúan en el Palau de la Música Catalana , y yo, evidentemente, estaré allí :

Nena Daconte Lyrics

Artist: Nena Daconte
Album: He Perdido los Zapatos
Song: Idiota

Ya está ahí la luna.
Que perra la vida y esta soledad.
No quisiera perderme tu tren
y saber lo que es malgastarte.
Podría coger cualquier autobús
con tal de un beso más
pero tengo pesado el hogar
y ya no puedo hacerlo igual.
Puede que mañana me quiera ir.
Y puede también que mañana sea
la vida
y que mañana, no exista mañana.
No soy una niña.
No soy ese duende.
No soy luchadora.
No soy tu camino.
No soy buena amante,
ni soy buena esposa.
No soy una flor,
ni un trozo de pan.
Sólo soy esa cara de idiota
Idiota por tener que recordar la última vez
que te pedí tu amor.
Idiota por colgar tus besos con un marco rojo
por si ya no vuelvo a verlos más.
Idiota por perderme por si acaso te marchabas ya,
y tirar tu confianza desde mi cama hasta esa ventana.
No ves qué fácil ha sido para mí
perderlo todo en un momento.
Por mi miedo a perder, (bis)
por mi miedo a no controlar tu vuelo.
No soy una niña.
No soy ese duende.
No soy luchadora.
No soy tu camino.
No soy buena amante,
ni soy buena esposa.
No soy una flor,
ni un trozo de pan.
solo soy
esa cara de idiota
idiota esa cara de idiota
no ves que facil a sido para mi
perderlo todo en un momento.

El terrorismo de ETA es una cuestión de estado , la que proporcionalmente abarca más páginas de diarios , a la que más palabras y esfuerzos dedican nuestros políticos . Y lo entiendo dado el problema político que subyace … y el coste en votantes que acaba suponiendo.

Con los macabros acontecimientos de hoy, ya son catorce las mujeres muertas en España en lo que va de año por violencia de género . Evidentemente es un número muy superior al de víctimas por causa del terrorismo llamémosle estatal . Asimismo la violencia de género es, según la OMS, la primera causa de muerte de las mujeres de entre 15 y 44 años en todo el mundo, por encima de las guerras y las enfermedades .

Llámese locura, comportamientos imitativos, dígase que la violencia es contagiosa. Al parecer no el pacifismo ni la tolerancia .

En mi opinión la violencia de género debiera ser también una cuestión de estado . Debiera merecer no menos esfuerzos para estudiar sus causas , atajarla con la seriedad que requiere, porque el panorama es realmente espeluznante

Tanto, que tengo que decirlo …

Tenía que tener listo un trabajo para este viernes . Desde hace semanas preveía lo que iba a pasar . Resulta que para que ese trabajo estuviera acabado y coordinado precisaba tener en mis manos los dictámenes de tres profesionales diferentes . Éstos a su vez dependían del acceso a unos datos que no acababan de llegar. Y uno de ellos tenía, tiene ,unas semanas de locura que me hacían temer la espera de su parte hasta última hora. Efectivamente, como pronto hasta el miércoles no iba a contar con esos dictámenes . Casi con toda probabilidad el jueves . Ya me veía trabajando toda a noche del jueves y cogiendo personalmente el Euromed el viernes por la mañana hasta Valencia para que entregarlo en plazo .

La verdad es que estaba empezando a angustiarme . No por el hecho de tener que trabajar más o menos horas , si no por la sensación de improvisación , por las prisas, por la impotencia de depender de factores ajenos a mi trabajo propiamente dicho, porque finalmente no habían llegado los datos esperados y uno de los dictámenes se tenía que hacer si ellos .

Como soy así de previsora – solo para algunas cosas – me había puesto un plazo engañoso , pero resulta que no recordaba mi propio engaño. Y hoy, revisando algunos documentos me he cerciorado de que, en realidad , contaba con casi dos meses más de tiempo para entregar el trabajo . Hay quien me lo ha agradecido mucho , y además , podré contar con toda la información necesaria … ¡ uuff , qué alivio !

Me he pasado la semana pensando en cosas sobre las que escribir, desarrollando ideas e incluso redactando posts y artículos que llegaba a tener formalmente estructurados casi en su totalidad en mi mente . Nada de grandes acontecimientos . Los grandes acontecimientos, los muchos que nos han abordado esta semana me vienen eso, tan grandes , que difícilmente me atrevía con ellos . No se trata de indiferencia, bien al contrario. Considero que son de tal importancia que evito opiniones que no estén solidamente fundamentadas. Dejo la información para quien realmente la tenga en sus manos. Y reproducir lo que se puede leer en un periódico – edición impresa o digital – me parece absurdo . Creo que lo único realmente productivo es el contraste de opiniones que, hoy por hoy, difícilmente se pueden dar en este blog.

Aún así se me habían ocurrido reflexiones que atañían al concepto de la verdad en relación a los juicios del 11-M , sobre la indignación por la causa de los miedos nocturnos de mi hija, sobre el anti-San Valentin que me salió rana porque me rompieron los esquemas …

Decía Picasso que la inspiración existe pero te tiene que encontrar trabajando . Y eso es justamente lo que me pasa a mí, que casi siempre me encuentra trabajando, pero en otros menesteres. Y cuando los otros menesteres me dejan tiempo el cuerpo no aguanta . Así que todo acaba diluyéndose como el agua, las ideas se esfuman , vuelan las mariposas y lo que tenía una cierta gracia o importancia para quedar inmortalizado – excesiva palabra – deja de tenerla .

Y ahora me siento confusa , y no solo por falta de inspiración , sin saber qué decir o qué escribir y a pesar de todo con ganas de expresarme, de decir que siento que me estoy equivocando, que estoy errando el camino , que hay algo que estoy haciendo mal, que no funciona, y no sé exactamente qué … aunque lo intuyo .

Y que eso no tiene que ver un pijo con ” sobre qué escribir ” pero merece ser expresado .

Y es que hoy, durante unos momentos, he tenido una auténtica sensación de fracaso en aquello que, hoy por hoy, ha merecido buena parte de mis anhelos , mi sacrificio , mi persona … Algo no funciona, pero no es solamente mi responsabilidad

Así me consuelo :

UNICORNIO

Oculto tras los árboles de Irlanda,
no estaba el unicornio, que no existe,
la hierba verde, fresca, no arrancaba,
y no bailaba el viento entre sus crines.

Pasaba por el bosque un hombre cuerdo
que al ver la noble bestia inexistente,
apoderarse quiso de su cuerno,
haciendo dos disparos a su frente.

Y el animal, que sabe que no existe,
y que por eso nadie debe verle,
huyó con el relámpago del rifle,
y fue nada en los bosques irlandeses.

Temiendo ser tomado por demente,
el hombre se juró guardar silencio…
nunca vio al unicornio, que no existe
ni derramó sus balas en el viento…

Ricardo Guzmán.

Nada, no hay manera, por más que me busco no me encuentro . Ni en google ni en ningún otro buscador . Y, si yo misma, que sé lo que tengo que buscar, no me encuentro , ¿ cómo coño me van a encontrar los demás ? Para reflexionar …

En cambio he buscado “calorías de los altramuces” y sí lo encuentro . Y ” beso de maracuyá ” y también … Casi cualquier cosa que se busque se encuentra