Salte la navegación

Renacimiento de Venus
Pedro Salinas

Donde estuvo la nube ya no hay nube;
los ojos, que la piensan.

Absoluto celeste, azul unanime
sin ave, sin su anecdota.

Al celico sosiego otro marino
sosiego le contesta.

Las ultimas congojas de la ola
playa se las consuela.

Tanto sollozo en leve espuma acaba,
y la espuma en la arena.

Le basta un color solo a tanto espacio,
sin vela que disienta.

El mar va por el mar buscado
azules y a un azul los eleva.

Esta el dia en el fiel. La luz,
la sombra ni mas ni menos pesan.

Dentro del hombre ni esperanza
empuja ni memoria sujeta.

El presente, que tanto se ha negado,
hoy, aqui, ya, se entrega.

Presente, si, hay presente! Ojos
absortos felices le contemplan.

El tiempo abjura de su error,
las horas, y pasa sin saberlas.

Aves, ondinas, callan, y de
voces vacio el aire dejan.

La dilatada anchura del silencio
de silencio se llena.

Es el vivir tan tenue, que no ata;
la cautiva se suelta.

Por las campinas, ya, del puro
ser viene, va, se recrea.

Esta el mundo tan limpio, que es espejo:
la escapada lo estrena.

Radiante mediodia. En el,
el alma se reconoce: esencia.

Segunda, y la mejor,
surge del mar
la Venus verdadera.

Pedro Salinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: