Salte la navegación

Del regreso a las simas abisales
que dejé por una luz
que hiere

Donde habitan el no y el silencio
más dulces

A la búsqueda de otros monstruos
inocentes
temerosos de la razón

Donde el viento no puede romper
las flores

Donde las mareas no separan
a los solitarios

Y el intenso ardor del frío
no es más que Amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: