Skip navigation

Monthly Archives: diciembre 2007

Brazo fuerte, astronauta en vuelo libre por el espacio , ciclista o trompetista , Don, no D. , Boss, Afl que no Alf , Dave , Locke , Egon y muchos más que posiblemente olvido , este hombre originario de las antípodas australianas, náufrago feliz de una isla mágica no-solitaria y , ante todo, periodista LIBRE a ratos de pasión, tiene muchos nombres pero una sola cara . Una de esas raras y escasas caras amables que tiene la vida y que uno encuentra cuando menos se lo espera y por ende , cuando más se necesita . La cara de la sonrisa en un día gris.

No conozco la cara del hombre de los mil nombres y , sin embargo, como si fuera ciega, puedo adivinar casi todos sus rasgos, porque le vienen dados como prez por los nombres que lo invocan : ansias de navegar o volar por doquier , sabedor de más de lo que dice, pasión por las palabras , tesón al perseguirlas , imaginación , amor por la belleza, por el arte y el conocimiento , amor por el amor … y , ante todo , sensibilidad , BONDAD y respeto no exentos de una cierta ingenuidad, imprescindible para mantener inquebrantables todos esos atributos , para poder seguir CREYENDO. Rara avis …

Mr. … creo que debía hacerlo , sacar a la luz lo mejor de ud. aquí , en esta habitación apenas iluminada , apenas frecuentada . Espero que no le importe la escasez de público . De hecho, no lo quiero . Esto es un agradecimiento personal .

Gracias por insistir y persistir en ponerme una sonrisa en los días grises sin importarle el fenómeno atmosférico que ocasionaba las nubes .

Le diría que ojalá se cumplan todos sus sueños pero quiero afinar . Ojalá se cumplan todos aquellos de sus sueños que traigan felicidad a su vida y le ayuden a seguir siendo el hombre de los mil nombres .

Anuncios

mujer-en-el-mar.jpg

Supongo que ya lo puedo decir . Bueno, de hecho , creo que lo podía decir ya desde hace un tiempo, pero he esperado a la ” quasi ” soledad que me abriga en esto, que aunque parece un blog no sé bien aún de qué se trata . El no saber parece ser últimamente mi máxima .

Ya lo puedo decir : la piedra que estaba a punto de caer , cayó finalmente . Tal y como esperaba . Tal y como no deseaba . La tela del bolsillo estaba endeble , desgastada . La piedra era más pesada de lo que hubiera debido portar y el agujero se ha hecho más grande . Así que ahora ya no guardo nada en ese bolsillo , no me fío , seguro que lo que meta en él se cae a la primera .

Había un puñado de algo más esperando entrar en ese bolsillo . Cosas inútiles quizás, destinadas a hacer compañía, a dar felicidad a la piedra a ratos : un puñado de semejantes o piedrecillas de otro lugar , cristal de colores , arena legendaria , semillas de un bosque en otoño , retazos de periódicos coloristas e incomprensibles ( pero no para la piedra ) e imágenes como ilusiones que no pueden ir a ningún otro lado .

No sé qué hacer con todo ello . No tengo lugar donde guardarlo . No tiene destinatario . Resulta inclasificable para los actuales contenedores de reciclaje . Vale demasiado poco , vale demasiado …

Cualquiera que no fuera yo optaría sencillamente por el cubo de la basura . Pero mi afán de búsqueda , mi necesidad de entender incluso aquello que no tiene entendimiento , me impiden hacerlo . Esa es mi condena . Quizás llegue un momento en que yo también pueda asumir , como ese entrañable amigo del escritor Ramiro Calle, Baba Shivananda , que es absurdo nuestro afán por comprender , que llegar a hacerlo es imposible . Y que hay que limitarse a contemplar , a integrarse en lo que nos rodea . Quizás ese día, cuando ya no quiera comprender , dejaré de sentir , entre otras cosas, el dolor .

Aún no soy capaz, ni tampoco quiero hacerlo, pero el dolor me sobra …