Skip navigation

Monthly Archives: marzo 2008

Hoy te echo de menos .
Oro de veintiocho … como mínimo.

Es tan pura la añoranza
y tan sólida
que me ha sorprendido en el cuadrilátero.
Sin preparación
Sin apuestas .
Luego me he visto contra las cuerdas
y ahora estoy KO
y aunque la cuenta va por el seis
no sé si quiero levantarme .

Ya no encuentro argumentos,
tantas razones para un absurdo .
Ni tampoco la rabia,
¡ah ! energía .
Ni la desconfianza que me escuda .

Y mucho menos un odio pequeñito.

Ni siquiera te encuentro nada malo .
Sólo, que no te encuentro.

Quiero pensar que esta añoranza
no es mucho más
que el frío que siento en la espalda.

Maldita ventana antiecológica …

Pero no es frío
y viene de dentro .
Del abismo.

No hay excusas.
No hay circunstancias.
Simplemente te echo de menos.

Tanto, que la canción descalza,
la que le digo al aire,
se queda pequeña.

Tanto, que ni siquiera
me gustaría que lo imaginaras.
No estropear nada.

Te besaría …

Mañana, quizás,
habré soñado el cuadrilátero
Y la añoranza será de catorce
Y tu recuerdo,
quizás,
forzará una aleación única :
de sueños sugerentes
y sonrisas sin labios .

De palabras irrepetibles.

Hoy
– sorpresa que me aplasta –
te echo de menos .

Te besaría