Skip navigation

Category Archives: La Caja Roja

De todo menos bombones. Como la que tengo en mi baño: llena de las cosas más diversas, cotidianas y sólo aparentemente prescindibles

Esta versión tan especial de este mágico tema de Caetano Veloso , me gusta particularmente . Tanto, que en su momento podía escucharla una vez tras otra, sin cansarme … y hasta me atreví a cantarla. Sé , también , que es uno de los temas preferidos de una amiga virtual que , a pesar del adjetivo , tiene más consistencia y autenticidad que muchos de los trozos de carne con patas que vemos pasearse por el mundo cada día .

Por si se le ocurre darse un paseo por estos lugares , espero que la disfrute como yo . Y espero, también, que refresque la memoria auditiva de quien que tuvo el valor de escucharme a riesgo de su salud mental 🙂

Anuncios

¿ Qué haría yo sin ti ?

HORA ABSURDA

Tu silencio es una nave con todas las velas llenas…
Blandas, las brisas juegan en las flámulas, tu sonrisa…
Y tu sonrisa en tu silencio es la escalera y las andas
con que me finjo más alto y junto a cualquier paraíso…

Mi corazón es un ánfora que cae y que se quiebra…
Tu silencio lo recoge y quebrado lo arrincona…
Mi idea de ti es un cadáver que el mar trae a la playa…, y mientras tanto
tú eres la tela irreal en la que mi arte yerra el color…

Abre todas las puertas y que el viento barra la idea
que tenemos de que un humo perfuma de ocio los salones…
Mi alma es una caverna colmada por la marea alta,
y mi idea de soñarte una caravana de histriones…

Llueve oro mate, mas no en lo exterior… Es dentro de mí… Soy la Hora,
y la Hora es de asombros y toda ella escombros de ella misma…
En mi atención hay una viuda pobre que nunca llora…
En mi cielo interior nunca hubo una sola estrella..

Hoy el cielo es pesado como la idea de no llegar nunca a un puerto…
La lluvia menuda está vacía… La Hora sabe a haber sido…
¡Y no haber algo como lechos para las naves!…
Absorta en alienarse de sí, tu mirada es una plaga sin sentido…

Todas mis horas están hechas de jaspe negro,
mis ansias todas talladas en un mármol que no existe,
no es alegría ni dolor este dolor con el que me alegro,
y mi bondad inversa no es ni buena ni mala…

Los haces de los lictores se abrieron al borde de los caminos…
Los pendones de las victorias medievales no llegaron ni a las cruzadas…
Pusieron infolios útiles entre las piedras de las barricadas…
Y la hierba creció en las vías férreas con lozanía dañina…

¡Ah, qué vieja es esta hora!… ¡Y todas las naves partieron!
En la playa sólo un cabo muerto y unos restos de vela hablan
de lo Lejano, de las horas del Sur, de donde nuestros sueños sacan
aquella angustia de más soñar que hasta callan para sí…

El palacio está en ruinas… Duele ver en el parque el abandono
de la fuente sin surtidor… Nadie levanta la mirada del camino
y siente saudades de sí ante aquel lugar-otoño…
Este paisaje es un manuscrito con la frase más bella suprimida…

La loca partió todos los candelabros glabros,
ensució de humano el lago con cartas rasgadas, muchas…
Y mi alma es aquella luz que nunca más tendrán los candelabros…
¿Y qué quieren del lago aciago mis ansias, brisas fortuitas?…

¿Por qué me aflijo y me enfermo?… Se acuestan desnudas al claro de luna
todas las ninfas… Vino el sol y habían ya partido…
Tu silencio que me arrulla es la idea de naufragar,
y la idea de que tu voz suene a lira de un Apolo fingido…

Ya no hay colas de pavos todo ojos en los jardines de otrora…
Las propias sombras están más tristes… Aún
hay rastros de ropas de ayas (parece) en el suelo, y aún llora
un como eco de pasos por la alameda que velahí concluida…

Todos los ocasos se fundieron en mi alma…
Las hierbas de todos los prados fueron frescas bajo mis pies fríos…
Secó en tu mirada la idea de creerte calma,
y el ver yo eso en ti es como un puerto sin navíos…

Se irguieron al tiempo todos los remos… Por el oro de los trigales
pasó una saudade de no ser mar… Frente
a mi trono de alienación hay gestos con piedras raras…
Mi alma es una lámpara que se apagó y aún está caliente…

¡Ah, y tu silencio es un perfil de cúspide al sol!
Todas las princesas sintieron el seno oprimido…
De la última ventana del castillo sólo un girasol
se ve, y el soñar que hay otros pone brumas en nuestro sentido…

¡Ser, y no ser ya más!… ¡Oh leones nacidos en la jaula!…
Repicar de campanas hacia más allá, en el Otro Valle… ¿Cerca?…
Arde el colegio y un niño quedó encerrado en el aula…
¿Por qué no ha de ser el Norte el Sur?… ¿Qué es lo que está descubierto?…

Y yo deliro… De repente hago pausa en lo que pienso… Te miro
y tu silencio es una ceguera mía… Te miro y sueño…
Hay cosas rojas y cobrizas en el modo de meditarte,
y tu idea sabe a recuerdo del sabor de un espanto…

¿Para qué no sentir por ti desprecio? ¿Por qué no perderlo?…
Ah, deja que te ignore… Tu silencio es un abanico—
un abanico cerrado, un abanico que abierto sería tan bello, tan bello,
pero más bello es no abrirlo, para que la Hora no peque…

Se helaron todas las manos cruzadas sobre todos los pechos..
Se ajaron más flores de las que había en el jardín…
Mi manera de amarte es una catedral de silencios escogidos,
y mis sueños una escalera sin principio pero con fin…

Alguien va a entrar por la puerta… Se siente sonreír el aire…
Tejedoras viudas gozan las mortajas de vírgenes que tejen…
Ah, tu tedio es una estatua de una mujer que ha de venir,
el perfume que los crisantemos tendrían, si lo tuviesen…

Es preciso destruir el propósito de todos los puentes,
vestir de alienación los paisajes de todas las tierras,
enderezar por fuerza la curva de los horizontes,
y gemir por tener que vivir, como un ruido brusco de sierras…

¡Hay tan poca gente que ame los paisajes que no existen!…
Saber que continuará habiendo el mismo mundo mañana
¡cómo nos entristece!…
Que mi oír tu silencio no sean nubes que contristen
tu sonrisa, ángel exiliado, y tu tedio, aureola negra…

Suave, como tener madre y hermanas, la tarde rica desciende…
No llueve ya, y el vasto cielo es una gran sonrisa imperfecta…
Mi conciencia de tener conciencia de ti es una prez,
y mi saberte sonriendo es una flor mustia en mi pecho…

¡Ah, si fuésemos dos figuras en una lejana vidriera!…
¡Ah, si fuésemos los dos colores de una bandera de gloria!…
Estatua acéfala retirada a un lado, polvorienta pila bautismal,
pendón de vencidos que tuviese escrito en el centro este lema
¡Victoria!

¿Qué es lo que me tortura?… Si hasta tu faz tranquila
sólo me llena de tedios y de opios de ocios temibles…
No sé… Yo soy un loco que extraña su propia alma…

Yo fui amado en efigie en un país más allá de los sueños…

Otra maravilla de Fernando Pessoa ( aunque no haya un tú y entonces la hora sea aún más triste, más absurda … )

Como siempre, tantas cosas que me apetecería decir, tan poco tiempo, tanto sueño y el miedo a la noche … La pasada ya reinó a sus anchas, así que a esta le toca vivir de sueños. Pero dejo un poema de Gil de Biedma, el titulado como arriba :

¿Fue posible que yo no te supiera
cerca de mí, perdido en las miradas?

Los ojos me dolían de esperar.
Pasaste.

Si apareciendo entonces
me hubieras revelado
el país verdadero en que habitabas!

Pero pasaste
como un Dios destruido.

Sola, después, de lo negro surgía
tu mirada.

Me toca el corazón cada vez que la escucho.

Snow Patrol

Chasing Cars Lyrics

We’ll do it all
Everything
On our own

We don’t need
Anything
Or anyone

If I lay here
If I just lay here
Would you lie with me and just forget the world

I don’t quite know
How to say
How I feel

Those three words
are said too much
they’re not enough
If I lay here
If I just lay here
Would you lie with me and just forget the world?

Forget what we’re told
Before we get too old
Show me a garden that’s bursting into life

Let’s waste time
Chasing cars
[ Lyrics found on http://www.metrolyrics.com ]

Around our heads

I need your grace
To remind me
To find my own

If I lay here
If I just lay here
Would you lie with me and just forget the world?

Forget what we’re told
Before we get too old
Show me a garden that’s bursting into life

All that I am
All that I ever was
Is here in your perfect eyes
They’re all I can see

I don’t know where
Confused about how as well
Just know that these things
Will never change for us at all

If I lay here
If I just lay here
Would you lie with me and just forget the world?

Hoy he brindado con cava . Pero no es ese el hecho que motiva el título de este post. He brindado con cava y no ha sido por ningún papi , ni por los pepes, ni por las pepas, ni siquiera por mi misma, con retraso .

He brindado con cava porque una … amiga ?? . Puntualizo que no sé si es correcto llamar amiga a una persona con la que no tienes demasiadas cosas en común y a la que , sin embargo, por diferentes motivos, entre el que destaca su gran espíritu de superación , profesas un gran cariño . Yo creo que sí . Igual que el amor es diverso, también lo es la amistad .

Decía pues, tras la distracción, que hoy he brindado con cava , porque esa amiga ha tenido este fin de semana su primera relación sexual … ¡ con treinta y siete años ! OLE

Joer, que me he emocionado y todo cuando me lo contaba , me ha contagiado su felicidad y me he alegrado de corazón . A pesar de todo este mundo es increible y maravilloso

Me he vuelto a tropezar con este poema de Mario Benedetti, y no puedo evitar ponerlo aquí, porque me encanta, quizá porque una vez me lo dedicaron, y no fue un hombre, precisamente :

CORAZÓN CORAZA

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

Del regreso a las simas abisales
que dejé por una luz
que hiere

Donde habitan el no y el silencio
más dulces

A la búsqueda de otros monstruos
inocentes
temerosos de la razón

Donde el viento no puede romper
las flores

Donde las mareas no separan
a los solitarios

Y el intenso ardor del frío
no es más que Amor

Tenía la intención de escribir algo muy diferente de lo que aquí voy a dejar. Y digo bien : “dejar”, que no escribir, porque no es mío … Entonces, tampoco es propio decir dejar, porque es, en realidad, prestado.

Tenía la intención, decía, pero a veces basta un soplo de brisa que se cuela ladrón, por una ventana mal cerrada, para que el corazón se quede a oscuras .

Mientras buscaba las cerillas he encontrado este poema . La inauguración de la nueva categoría la dejo para mañana o pasado …

La solución no está en la socorrida
excusa
de la evasión
hacia paisajes extranjeros
o a ínsulas más o menos extrañas.
No. La cuestión
es estarse pendiente de los signos,
de las muy breves notas que se escapan
y que van resbalándose
como lluvia lenta.
El secreto —sin ser secreto—:
la búsqueda y la espera.

Pablo Moreno

Renacimiento de Venus
Pedro Salinas

Donde estuvo la nube ya no hay nube;
los ojos, que la piensan.

Absoluto celeste, azul unanime
sin ave, sin su anecdota.

Al celico sosiego otro marino
sosiego le contesta.

Las ultimas congojas de la ola
playa se las consuela.

Tanto sollozo en leve espuma acaba,
y la espuma en la arena.

Le basta un color solo a tanto espacio,
sin vela que disienta.

El mar va por el mar buscado
azules y a un azul los eleva.

Esta el dia en el fiel. La luz,
la sombra ni mas ni menos pesan.

Dentro del hombre ni esperanza
empuja ni memoria sujeta.

El presente, que tanto se ha negado,
hoy, aqui, ya, se entrega.

Presente, si, hay presente! Ojos
absortos felices le contemplan.

El tiempo abjura de su error,
las horas, y pasa sin saberlas.

Aves, ondinas, callan, y de
voces vacio el aire dejan.

La dilatada anchura del silencio
de silencio se llena.

Es el vivir tan tenue, que no ata;
la cautiva se suelta.

Por las campinas, ya, del puro
ser viene, va, se recrea.

Esta el mundo tan limpio, que es espejo:
la escapada lo estrena.

Radiante mediodia. En el,
el alma se reconoce: esencia.

Segunda, y la mejor,
surge del mar
la Venus verdadera.

Pedro Salinas